miércoles, 26 de marzo de 2008

Incertidumbre

Mi vida hoy, es como este paisaje, hermoso, pero toda una incertidumbre. Yo me pregunto, ¿que hay del otro lado?, ¿podré cruzar esto sola?, ¿será muy profundo? ¡vale la pena ir alla!...
A veces el miedo nos paraliza.
Hoy siento que he estado moviéndome demasiado, que el miedo me ha hecho más fuerte los músculos y solo tiendo a moverme en variadas direcciones, que aun no encuentro el rumbo.
Entonces, hoy me detengo un momento, miro hacia delante y atrás, también a los lados, que no se me olvide. Debo saber donde estoy parada, para seguir moviéndome. Una caída a estas altura de la vida es más dolorosa que cuando tenía 20 años.
Hoy sigo con miedo, mi vida es como un papel en blanco en que quiero hacer nuevos dibujos, colocar nuevas letras.
Me recuerda la época cuando salí de la universidad, había terminado una fase importante, pero tenía toda una vida y nuevos posibles proyectos por delante.
Algunos de esos proyectos nos prosperaron, lo cual me apena demasiado, otros están ahí, en espera de otras condiciones.
Mis compañeros de siempre ya no están, aquellos con los cuales alguna vez compartí y con quienes creía tener toda una vida juntos, llegar a viejitos… simplemente ya no están.
Pero no tengo miedo a vivir, mi temor, es el miedo de siempre a equivocarme, a quedarme del lado errado del camino, extraviarme, dejar que me acompañe gente que finalmente no me responderá y solo me dará la espalda en algún momento, de no hacer lo que debía hacer, temor de, finalmente, ser alguien que solo marca el paso.
Yo no quiero marcar el paso, que cuando vea hacia atrás me de cuenta que no hice nada de lo que quería, que no disfrute, que no viví.
Por ello es que fui capaz de empezar de nuevo, sacar la hoja que hasta ahora tenía a medio llenar y comenzar con una nueva.
Espero estar acompañándome de la gente correcta, espero estar tomando las mejores decisiones, espero que mis proyectos antiguos dejados de lado y los nuevos prosperen.
Tengo todo el ánimo para ello, no quiero dejar pasar ni una sola oportunidad.
Soy una luz que comienza a brillar nuevamente, después de haber estado apagada.

2 comentarios:

PoetaRulZ dijo...

cruza, no pienses en la profunidad de la laguna; solo recuerda que sabes nadar y que disfrutarias haciendolo; si no te gusta la rivera del frente, puedes volver nadando, y sera divertido. somos niños aun; y la vida es precisamente eso, equivocarse!
no te preocupes si gente se ha ido, gente volvera y gente se cruzara contigo (como lo hize yo)
Equivocate.. que eso te hace humana.

Saludos creo que no necesitas, quizas un abrazo.

Gabriel (poetarulz)

Gabriel dijo...

Si mal no recuerdo, ese trecho fue cruzado a nado ida y regreso, y a poco estuvo el que suscribe de no aparecer en la otra orilla... sucesos a considerar nada más...

Besho!