sábado, 28 de noviembre de 2009

No quiero un Obama...



Estan lo que creen que todo progreso ha de venir necesariamente regalado por Dios.
También están los que opinan que los cielos son aliados del retroceso y de la marginación y que por eso estamos perdidos.
Pero, también están aquellos a los que no les importa nada de eso y que se quedan viendo como todo pasa. Incluso por encima de ellos.


Hoy me desperté con un gran desánimo.
Hoy no haría nada por la vida ni por mi vida, me quedaría todo el día en cama
Pero esa no soy yo.
Hoy me siento como Chile. Mi país que en los últimos años está en estado sonámbulo, un estado de ni fu ni mu, ni bien ni mal, ni jaguar ni gato.
Y esto se ve aun más acentuado con la contingencia de que se nos vienen las elecciones, y como nunca siento que la oferta presidencial de esta elección es la peor de toda la historia política chilena. No hay proyectos, no hay pasión, no hay voluntades reales por generar cambios.
Eso era ayer, ¿que creo hoy?
Finalmente le encontré la utilidad al twitter, sigo a los 4 candidatos, me leí y releí todas las ofertas, digo, propuestas.
Me digo, ¿Que hace que w, x, y, z, quieran ser presidente, cuáles son sus verdaderas motivaciones, esas del corazón?
Aun busco alguno que lo haga porque realmente cree que el país necesita salir de este estado de somnolencia, de inyectar al país de la pasión que se le fue al hoyo.
No busco un Obama.
Hoy la mayoría de la gente trabaja porque hay que hacerlo, porque hay que comprar cosas, porque hay que pagar cuentas.
Y eso puede ser culpa de las abuelitas, la mía me decía: “mijita no importa quien salga, nosotros igual seguiremos trabajando como burros”.
Pero nunca me hablo de que si salía z, por ejemplo, habría o no reforma previsional.
No tenemos un sentido colectivo de querer mejorar al país. El yo es lo más importante.
Recuerdo los años en que quería participar de la vida política, no de los partidos políticos, eso es distinto a la vida, en forma activa.
Cuando iba a Ralco y creía que de verdad esos pehuenches querían su tierra y no mas plata. Cuando creía que de verdad la CONAMA quería participación ciudadana en proyectos de descontaminación de la cuenca de Santiago y no una mera excusa para el gasto presupuestario y adjudicaciones a amigos de los amigos. La época en que trabajaba en el taller de ecosistemas y quise especializarme en ordenamiento territorial (¿a quién le importa eso?)
Cuando hacías un ensayo para la corporación justicia y democracia y tratabas de entusiasmar a tus compañeros de universidad preguntándote porque estudias, cual será tu aporte al país… mismos que hoy andan sin pega y que en el fondo solo piensan en sobrevivir.
O cuando te inscribiste en trabajos voluntarios o muchos etcéteras.
¿Hoy en que estas?
Y volviendo a lo que nos convoca.
Para las elecciones las opciones son conservadurismo, duro y blando; progresismo utópico o inviable. Eso hasta ayer.
Chile somnoliento, ¡cuando serás gigante si no te despiertas!
Qué pasa con ese espíritu, ¿está ausente o es acaso mero simulacro?
Chile hoy es un país sin fe, en que no sentimos a un Dios que nos acompañe, no hay esperanzas de nada. Se perdió la fe, no solo en Dios, no tengo clara sus causas. Por lo menos a finales de la dictadura había cierta efervescencia, la gente creía que la alegría venía. Y la culpa de quien es. ¿De la concertación? No creo, eso sería como echarle la culpa al empedrado.
La respuesta está en nosotros mismos, que nos fuimos desilusionando de a poco de todo, que nos empezamos a dedicar solo a nosotros mismos, nos olvidamos de nuestros vecinos y hermanos. Cada uno mata su propio toro.
El sentido de falta de justicia generalizado, la impunidad, el ver que el de al lado tiene más que tu, competir para tener más que el de al lado, se ha transformado en una enfermedad social
Entonces me pregunto yo. ¿Hoy debo levantarme como todos los días?
Lo primero que hice fue ver que plantean nuestros candidatos.
Nuestros candidatos, a quienes todos pelamos. Ellos por lo menos están tratando de hacer algo.
El llamado es a los chilenos, a mis compatriotas, a que dejemos de esperar que el resto haga algo.
Hoy haz algo por ti mismo, si no votas, inscríbete para la próxima, si votas, infórmate (no hay nada peor que un desinformado imbécil votando nulo porque está de moda), si igual votas en blanco, que sea informadamente.
Busquemos instancias de participación ciudadana.
Para la elecciones tomate tu tiempo y anda a ver que ninguno de los comandos intente pasar goles (no importa para quien, el gol es a Chile)
El miedo es la mejor arma para inhibir la libertad y la creatividad. Pero la pereza, es lo que matara a este país.
PARTICIPA!! Es la primera forma de democratizar el poder.

http://dafne-en-viaje.blogspot.com/
Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Matador



Por la No violencia contra la Mujer, refloto algo viejo, pero muy presente.

Matador

Si vio violencia en el hogar, él mismo será violento…
Aislado no se relaciona con nadie, su autoestima a raíz del suelo la eleva a moretones, no asume responsabilidad por sus actos, los culpables son los demás.
El miedo al abandono le es superior al miedo a la rutina.
El advierte, no amenaza: "ten cuidado que si sigues por esta ruta…"

Dónde empieza la cabeza
y termina el juicio
dónde lleva el pensamiento
¿hasta perder la razón?

Negar y renegar lo que parece doloroso
cautiva el alma.

Amar al hombre que no nos ama
Victima del amor
¿Victima del amor?
¿Aun crees que tu hiciste algo mal?
¿No ves que el bebe en demasía?
¿No ves que no le gusta trabajar?
Esto no es amor, es obsesión

El corazón te enceguece
La aprobación te enmudece
su hogar violento lo trae a ti.

¿Cuanto te amas para detener todo esto?

Viento del pasado
¿quizás un sueño?
¿Una apuesta perdida?
Te quiero, te amo... ¡Alevoso amor!

Busca la gloria a través de tu catre
y en el umbral de la historia
la vida te cercó...
prisionera y en la palma de su mano,
dejas tu vida, querida
y en la vera de tus deseos,
queda tu voluntad.

¡La verdad! ¡La verdad!
Nadie habla
El silencio es cómplice

Mientras canta
su canción de cuna
¿Escucha el martillo al clavo?

"Naciste para mí,
me perteneces,
puedo chamuscar tus alas...
eres la palomilla a quien clavar un alfiler
para mi colección personal
¿El grito?
¿El golpe?
¿El llanto?
Siempre inútil…
Espera.
Estoy arrepentido
No se repetirá
¿Qué esperabas?
quédate
tu rebeldía me provoca...
no puedes irte del todo
Te lo dije: Eres mía...
por y para siempre,
eres la mejor, y yo quien más te ama,
seré tu ser
¡Quiéreme! ¡Quédate!
Apóyate en mi...
Si siento tu presencia,
Verás,
Que todo irá bien..."

http://dafne-en-viaje.blogspot.com/
Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.

La Primera Vez Siempre Duele



El otro día fui a visitar a mi hermana, que pese a su corta edad, ya tiene 2 críos.
Aun no se como hay mujeres que pueden tener hijos antes de los 25, pero ella es una de esas.
Puede parecer que no tiene gran merito, pues mis papás le ayudaron a terminar la carrera y actualmente esta casada con un ingeniero, el papá de los críos. Pero igual tiene sus dificultades eso de ser mamá. Tal vez, de ese tema hablaremos más adelante.

Pesé a mi gran admiración por ella como madre y mujer, sucedió que sin querer, le eche a perder un poquito, uno de sus pequeños pasteles antes de salir del horno.

El querubín en cuestión, al que ella llama hijo, se llama Pablo.
Escuche atentamente, mientras Elisa, aconsejaba a Pablito a “alejarse” de los matones del curso (ella no dijo matones, dijo compañeritos conflictivos). También le dijo a Pablito que si lo seguían molestando le dijera a la tía y listo.
Yo decía para mis adentros, ella parece buena madre, ¿se dará cuenta la clase de consejo que le da a su hijo?
Lo esta condenando de por vida a ser un mamon, de por vida a ser el mamá del curso. El chico puchinbal de la clase, el de los paipazos y burlas.
Entonces, cuando ella terminó de consolar a su bebe, lo envío donde su tía loca para que jugara en el patio.

Esta era mi oportunidad, no dejaría que otro niño se hiciera víctima del matonaje escolar, al que todos estuvimos alguna vez expuestos. Menos si lleva mi sangre.

Le dije:
Oye Pablo, mira… y le di un manotón en el hombro
Después le dije de nuevo- No, mira acá - y le di un manotón en el otro lado.
En ese momento, puso su boquita en cimbra y unas pequeñas lágrimas comenzaron a asomarle.
Así que le dije.
Mira Pablo, si lloras no vas a solucionar nada.
Si yo voy y te lanzo un manotón, tu atájalo así... Y le mostré como hacerlo.
Ahora, si el mequetrefe ese, ¿como se llama el que te molesta en el cole?.
Agustín, me respondió con su voz dulce.
Mira, si el Agustín viene y te pega, su dale con todo. A ver, muéstrame como lanzas golpes.
Entonces me lanzo unos golpecitos muy tímidos.
No poh! Pablito, con fuerza. Imagínate que es el Agustín.
Y como que empezó a agarrar vuelo, es más, aun tengo unos moretones en las canillas que demuestran que el cabro aprendió a dar de golpes.

Estuvimos en práctica toda la tarde, hasta que ambos nos cansamos.
Ya luego, cuando le daba sus golpecitos, como que los evadía y me los devolvía.
Al final de la tarde y antes de irnos a tomar la once le dije a Pablito.

Ya Pablo, ahora ya sabes, si ese gorilon viene a pegarte, tu vas y se lo devuelves. El estuvo muy de acuerdo.
Todo bien ese día, Elisa solo se sorprendió de lo colorados y cansados que estábamos ambos, pero nada más, Pablito se quedo mutis, no le dijo a su mamá en que prácticas boxeriles habíamos estado toda la tarde.
Eso hasta que una día me llamo furia a la casa.

-Mira Lisette Belén, creo que no tienes ningún derecho a echar a perder a mis hijos. Y me colgó.
Chuuuuuuuuuuuu!!!
Estaba enojada, me llamó por mis dos nombres.
Tenía dos opciones
Hacerme la loca o ir a su casa.
Como yo no evado enfrentamiento, fui a su casa.

Toque el timbre y nada
Toque de nuevo y nada todavía.
Marque su numero desde el celular y contestó.
-Oye no seas yegua, ábreme la puerta o ¿me vas a acusar a la mamá?
Salio a la calle, no me quería dejar pasar, pero como siempre llegué y entre, sin invitación.
Le dije:
-ya, que te pasa.
Entonces entre sollozos me dijo:
-Mira, tu el otro día y Pablito y buaaaa, buaaa, buaaa y el apoderado de buaaaa y la profesora y no se que.
Entonces espere que se calmara.
Tomo un poco de agua y me contó que había pasado.
Sucedió que Pablito en el colegio se había peleado con un compañero, que los habían tenido que separar y que habían mandado a llamar al apoderado.
Pablito le contó a su mamá que tu tía loca le había enseñado a pelear y obviamente toda la culpa recayó sobre mí.
-Mira Elisa, si quieres yo te acompaño al colegio.
Ella me dijo,
- Claro que vas a venir conmigo, no puedes hacer cosas sin tomar tu cuota de responsabilidad.
¿Responsabilidad?, que diablos, si yo iba a defender a mi sobrino.
Llegamos al otro día al colegio, la profesora era una mujer bastante joven, tendría unos 26 años, menuda y de voz suavecita.
Nos invito a sentar, nos presentamos, escuche atentamente los hechos.
Al parecer Agustín, como era su costumbre, fue a hostigar a Pablo, entonces el, tal como se lo había enseñado su tía, se agarro con el y alrededor estaba el resto del curso dando ánimos.
Pablito terminó con unos moretones y Agustín con un ojo en tinta.
La profesora, aunque parecía bastante mamona, al ver la sobrereacción de mi hermana, termino acotando el caso, diciendo, que esas cosas a veces sucedían con los niños y que había que apoyarlos para disminuir sus niveles de agresividad, etc., etc., etc.
La cosa es que Pablito, no quedo suspendido, ni nada, solo querían conocer a la apesadumbrada madre.
Esa tarde, llegue a casa con mi hermana, que estaba, menos furia que antes, solo por eso me invito a almorzar.
Nos vinimos con Pablito.
Fue entonces que yo le propuse a Elisa, si me dejaba hablar con el acerca del episodio.
Con cierto resquemor, dejo a su retoño nuevamente en mis manos por la tarde.

Después de jugar un rato de manera tranquila y pacifica le dije:
-Pablito, mmh, cuéntame, ¿que paso con el Agus ese del que me hablaste en otro día?
Tu sabes que fuimos al cole a hablar con tu profe.
Entonces, Pablito me dijo:
-Mira tía, lo que hice fue mostrarle al Agus que yo no dejaría que me pegara de nuevo, por que el no entendió nunca con palabras.
Le respondí,
-Pablito, ¿tú sabes que eso es el último recurso, es decir, lo que se hace después de haberlo intentado todo?
El me dijo,
-si tía, a mi no me gusta pelear, me sentí mal.
Aunque ahora mis compañeros ya no me molestan, me invitan a jugar futbol con ellos y me eligen de los primeros.
Con el Agus nos hicimos amigos, porque nos quedamos fuera de la inspectoría. Me dijo que pegaba fuerte, que no sabía que fuera así, pensaba que era un marica.
-Pablito, que palabra tan fea, ¿sabes que significa ser marica?
Me respondió,
-No tía.
Y como no me pregunto que significaba, yo me hice la lesa y nos fuimos a tomar de once, leche con galletas.
Acababa de ponerme en buena con mi hermana, no le iba a dar motivos para que me odie de nuevo. Tendrá que hacer su trabajo respondiendo a eso.

http://dafne-en-viaje.blogspot.com/
Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Golpes



Mi morada
la vería desde aquí,
sin esta niebla
y con buenos ojos
pero,
hace mucho que no veo
y
a la fuerza, a la fuerza,
bruscamente,
no veo.

No se trata de simple fatiga
no puedo más, no puedo continuar.

¿Quien puede decirme
si en el valle brilla el sol?

En respuesta solo murmullan
no puedes permanecer ahí…

Estoy en una excavación
que por años se ha labrado
llena de ruidos.

Tendida
boca abajo,
rendida
sobre un suelo negro,
estancada
como agua amarillenta,
agredida
por esta turba ácida
que bebe mi vida.

Mis ojos se han llenado de legañas
desde el día en que
me arrastraron hasta aquí

Por eso vine,
no llegue sola.

Lo esencial hoy lo jadeo
con palabras cenicientas
y viejas muletillas
sin decaer,
a pesar de mi propia sangre
esparcida por el suelo.

No puedo quedarme,
no puedo irme.

Sigo pegada en una imagen previa,
que batalla
en un anillo de compromiso.

Puedo ver la obligación
de esa pintura del pasado
que deploró tras un golpe.
Varios golpes.

Llega el momento
de abrir los ojos y de decir
basta.

http://dafne-en-viaje.blogspot.com/
Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

PLN (Te dije que no es Patada en Las Nalgas)



Estoy estudiando
Procesamiento de Lenguajes Naturales (PLN)
y teoría matemática de la comunicación
Es que, tuve que llegar a los extremos
para entender cómo y porque todos escriben similar.

Me fui al principio de incertidumbre
Como diría Heisenberg
el error no lo reduzco a cero
Entonces paso al Principio de entropía.

Como diría yo,
sobre textos en español
cualquier texto cualquiera
cuando predecible es, porque
los elementos de la señal
no son equiprobables a la hora de aparecer
Es decir, no son impredecibles
¡tienen un maldito orden!

Oh que maravillosa es la entalpía
Suena muy bien, maravilloso,
dijo el otro, repitiendo el verso.

¿Pero es que no saben acaso estos poetas
que todo en el universo es entrópico?
Todo es probabilidad, probabilidad
Y ya me vuelve loca
La indeterminación tiempo –energía para entender desto
Ya les dije
Lo mío son las matemáticas.

Ahora me pregunto
y la Inteligencia artificial,
¿Para qué?
Si la natural muchos ya la mataron

Como Heisenberg, quizás,
no deseamos resolver el problema
de la masa crítica ni del uranio-235.


PS: Ya te dije!!!, No es el principio de incertidumbre de Ismael Serrano.
PS2: Yo si entiendo lo que ustedes escriben


http://dafne-en-viaje.blogspot.com/
Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.

Plaga de Caracoles



Hoy escuché una conversación entre mi hijo y su mejor amigo
Tomás decía.
>Me encanta mi jardín, en especial porque tiene muchas plantas donde puedo invitar a mis a amigos a jugar.
Aunque tenemos un montón de caracoles.
Martín le respondió:
> ¡Que bacán!
A lo que Tomás replicó:
>No, si vives aquí, lo destruyen todo.
El otro día me encontré muchos de ellos, los recolecté y los hundí en mucho pasto. Con el paso de los días, se lo comieron todo, empezaron oler hediondo.
Entonces creí que se murieron.
Luego les dejé en el patio, para que tomasen sol.
Mi mamá dice que son plaga.
A lo que Martín agregó:
> ¿Plaga? Ahhh! Son como las personas.
La semana pasada salí con mi papá y vi como unas gentes vivían en las afueras, en medio de un basurero, que olía mal. El dijo que eran una plaga, que se seguían cen… mmh, centuplicando a pesar de ser tan pobres.
Tomás entonces puso cara de no entender y luego abrió sus ojos muy grandes, levantó su dedo índice y dijo
Mmh…
Ahhhhhhhhh!! Si, las personas se lo comen todo, aunque no entiendo eso de “centupillando”.
Yo solo guarde silencio y ellos volvieron a jugar.
http://dafne-en-viaje.blogspot.com/
Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Cofradía


Crees que por provenir de cuna de poetas o codearte con ellos, eres mejor que el resto.
Lo tuyo solo es falsa modestia, de antiDIVO
Confiésalo, te gusta vivir en ese pequeño reinado lleno de súbditos que se arrodillan llamándote maestro.
Por eso dictas cátedra
Te llenas la boca a la hora del té, las galletitas son tus supuestos meritos; luego se aplauden mutuamente para llenarse los egos y desempolvar tus libros que nadie leyó, pero que todos comentan.
Si hasta los muertos son más populares, justamente por estar muertos.
Esos otros muertos en vida, se juntan en sus cofradías, como cementerios, a desplumar al pollo nuevo que puede resultarles diferente y peligrosamente cautivador.
Nadie puede oponerse a tu opinión experta, porque tú, tienes la verdad sobre las LETRAS
A mí, no me mires, yo nunca me he creído el cuento. Lo mío son las matemáticas

http://dafne-en-viaje.blogspot.com/
Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Una tarde con Bukowski

Te abalanzaste sobre mí y no me dejaste ni cerrar la puerta.
Escuchaba en mis oídos un bum, bum, bum, bum, acompasado con el movimiento de tus caderas.
En un principio creí que era mi corazón, pero eran tambores, que de fondo alborotaban multitudes por las calles. En la ciudad las gentes caminaban en caravanas, hoy había carnaval.
Y mientras todos paseaban en las afueras, nosotros no amábamos.
Fue esa tarde que hablábamos de Bukowski y de cómo en el vivir diario, en su vivir diario de paria y miserable, el guardaba su pequeña llama, una llama que sabía que en cualquier momento explotaría en un gran incendio.
En su caso, su incendio llegó, después de que publicaron uno de sus cuentos en una revista a quienes siempre se los enviaba.
Es gracioso saber que el quiso ser “normal”, estudio un rato periodismo hasta que lo consideró una pérdida de tiempo.
Y ese fue el gran ánimo de mi amado por la tarde, pues el sabe que mi pequeña llama, sin ser yo una paria, trato de mantenerla viva, viviendo como se vive cada día, habiendo empezado y terminado una carrera, teniendo una vida por decirlo de algún modo normal. Porque tampoco soy del todo normal.
Todos tenemos historias que contar, de tías malditas hundidas en el dolor, de seres un poco incomprendidos en sus sentires y gustos. Vivir en un mundo de algebras, para alguien cuya vida es más bien poética, también es duro.
La gente no te entiende, muchas veces eres mal interpretado y terminas armando un disfraz para el día a día, junto a un gran murallón de mordacidad. Finalmente, no eres de este mundo ni de aquel de las congregaciones.
No sé si esto es tan cruel como la vida del artista que esta con Dicom, al que en las casas comerciales le cierran las puertas, los bancos les dejan de autorizar chequeras y en que finalmente viven al día.
Si, por que en este país a los únicos que les da para vivir del arte, no son precisamente los más artistas, si quizás los más federados, asociados, los de las cofradías esos que están bien contactados.
Eso me hizo recordar a los pequeños vástagos que los mayores de la comunidad consideran “talentos nuevos”, esos pokemones a quienes lees y dices, ¿esto es lo que viene?, por favor mátenme en el acto, ¿donde están los de verdad?, esos que sin viajar a Cuba, crean y no existen solo por un pseudo compromiso con el partido o la cofradía, solo una pose.
No, no eres la única que sufre me dijo hoy mi amado, aunque tu sufrimiento es diferente al de los demás que crean y creen.
Lo mío tiene que ver con estar dividida entre ese mundillo público, fome y de números, apasionante de historias humanas, pero en el que lo más importante es el resultado. Si no fuese porque se ayuda en algo desde un pequeño sitial y por las historias enriquecedoramente reales, esto no valdría la pena más que por los morlacos.
El sufrir, tiene que ver con el no poder hacer siempre ni cuando se quiere, lo que hace de esta vida, algo vital, lo que permite que realmente la sangre fluya y que te impulsa a despertar cada día feliz. Esa necesidad casi enfermiza de expresar, de hilvanar en palabritas, de ser artesano de letras.
Eso que permite al poeta, a pesar de sus Dicom, sonreír y prevalecer en el oficio.
Después de esa larga conversación, volvimos a hacer el amor, luego tomé mi llama y la alimente un buen rato, le di algo de aire, pues es una de las ventajas de ser un burgués, los domingos son para ti.

http://dafne-en-viaje.blogspot.com/
Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.

martes, 10 de noviembre de 2009

Bruja


Elsa María, era una de las más diestras, o siniestras en su arte, muy preciada, en especial entre los artistas, tanto así que le llamaban para saber si su próxima publicación u obra de teatro, tendría éxito.
Entre sus amistades había algunas un poco más místicas y liberales. Tenía una muy buena, con quien chateaba y calentaba los calderos de su bajo vientre.
Esa tarde Elsa María, había estado trabajando con sus pociones espumantes, haciéndole un favor a cambio a dicha amiga. Era una bruja a la antigua, que aun usaba sapos y huevos de araña.
Mientras esperaba el reposo de la poción, se sentó frente al computador.
Estaba en los placeres de la carne, tomándose un mate, viendo a su amiga especial, la poeta, cuando de repente, comenzó a sentir un hormigueo en su boca, no provocado por la baba que ya se le caía con las imágenes que le entregaba la webcam.
Poco a poco ese hormigueo paso a su lengua, su cara se quedo rígida, la baba mojaba todo el suelo. Se desplomó sobre sus rodillas, sus ojos comenzaron a fallarle y la imagen de su amante virtual era del todo borrosa.
Terminó de desmoronarse con el corazón desbocado, vomitando.
Ya dejaba de respirar cuando recordó.
Aconitum napellus!!, maldita planta que se me ha traspapelado entre tanto fogonazo.
Mate es lo que hay en el caldero!
http://dafne-en-viaje.blogspot.com/
Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Nuestros Niños



Cada mañana le observo en silencio, antes que el despertador comience con su frenético sonido, que aun así no le hace despertar.
Es por ello que cada mañana estoy ahí, a su lado, esperando la alarma, para luego apagarla y despertarle a besos.
Y es así, que mi niño se despierta, entre arrumacos, bostezos y estirones, pidiendo un ratito más.
Pero mi niño ya está en la vorágine del día a día.
Entonces, la primera crueldad matutina, le destapo y aunque acariciando su cabecita, el va entre tropiezos directo al baño.
Aun no despierta y mientras el agua cae tibia sobre él, al otro lado le preguntamos.
¿Te lavaste tras de las orejas, limpiaste bien el ombligo?
Nuestros niños desayunan, algunos tienen la suerte de tener leche y cereal, otros se van directo al colegio, sin nada en sus pancitas, hasta que reciben galletas vitaminizadas y leche, de esas que entrega el gobierno.
Desde el despertar nuestros niños son diferentes.
Unos duermen en sus propias camas, mientras que otros las comparten con más hermanitos o sus padres.
Está mañana mi niño salió apresurado, el furgón escolar le esperaba, para ir a un buen colegio pagado.
Mi niño no sabe la suerte que tiene, aun se queja cada mañana de tener que ir a estudiar, no sabe de aquellos que no pueden hacerlo, nunca les ha visto de cerca; esos niños, que cada mañana despiertan para salir a trabajar, ganarse el pan, pidiendo en esquinas o haciendo tareas que les corrompen el alma y que al resto nos duele.
Para mi niño, su mayor problema hasta hoy era sacarse buenas notas y jugar, llevándose bien con sus compañeros más abusadores, hasta hoy.
Hoy, yo tengo el problema de contarle que su abuela murió.
Hoy, mi niño crecerá un poquito.

http://dafne-en-viaje.blogspot.com/
Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.

Despertar


Un olor profundo, penetrante y delicioso se colaba desde el suelo hasta sus fosas nasales.
No era el olor del café matutino, ni del cigarrillo, el que había dejado hacía años. Era un olor mucho más profundo, mucho más vital, lleno de memorias y colores de su noche previa.
Su despertar fue tranquilo, yacía en el suelo y todo su cuerpo olía a sudor ácido.
Los sueños de aquella noche fueron del todo placenteros, inclusive sin alas volvía a volar como cuando era un cachorro.
La irrealidad de su sueño se contraponía con la realidad.
Esa noche, todos aplaudían y sonreían por el premio obtenido por su empresa. El ruido era ensordecedor y todos se movían extasiados al son de quienes les alentaban.
¡Somos los mejores!, ¡Somos la mejor empresa para trabajar en Latinoamérica!
Unos a otros se mostraban los dientes como símbolo de buenas intenciones. Los mismos dientes que chirriaban cuando unos a otros cuchicheaban, acerca de quién estaba o no con el jefe, del tráfico de influencias que logró el ascenso de la secretaria culona o los dientes afilados de aquellos que lograron que le brotara soriasis la temporada en que más presión en las metas le colocaron.
Después de los aplausos, no recuerda más que el ruido y los blancos dientes, el latir acelerado de su corazón, no por la música, ni la exaltación de verlos todos al unísono. Todo empezó por escuchar como balaban despacio y como sus silencios seguían al pastor del rebaño, para luego huir como presas.
Esa mañana despertó rodeado de los restos del rebaño y era el olor de la sangre de ese rebaño desparramada por todo el cuarto lo que le hizo tan feliz.
Ya no podía fingir más, ser una oveja.

http://dafne-en-viaje.blogspot.com/
Creative Commons License
Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.