miércoles, 26 de marzo de 2008

Incertidumbre

Mi vida hoy, es como este paisaje, hermoso, pero toda una incertidumbre. Yo me pregunto, ¿que hay del otro lado?, ¿podré cruzar esto sola?, ¿será muy profundo? ¡vale la pena ir alla!...
A veces el miedo nos paraliza.
Hoy siento que he estado moviéndome demasiado, que el miedo me ha hecho más fuerte los músculos y solo tiendo a moverme en variadas direcciones, que aun no encuentro el rumbo.
Entonces, hoy me detengo un momento, miro hacia delante y atrás, también a los lados, que no se me olvide. Debo saber donde estoy parada, para seguir moviéndome. Una caída a estas altura de la vida es más dolorosa que cuando tenía 20 años.
Hoy sigo con miedo, mi vida es como un papel en blanco en que quiero hacer nuevos dibujos, colocar nuevas letras.
Me recuerda la época cuando salí de la universidad, había terminado una fase importante, pero tenía toda una vida y nuevos posibles proyectos por delante.
Algunos de esos proyectos nos prosperaron, lo cual me apena demasiado, otros están ahí, en espera de otras condiciones.
Mis compañeros de siempre ya no están, aquellos con los cuales alguna vez compartí y con quienes creía tener toda una vida juntos, llegar a viejitos… simplemente ya no están.
Pero no tengo miedo a vivir, mi temor, es el miedo de siempre a equivocarme, a quedarme del lado errado del camino, extraviarme, dejar que me acompañe gente que finalmente no me responderá y solo me dará la espalda en algún momento, de no hacer lo que debía hacer, temor de, finalmente, ser alguien que solo marca el paso.
Yo no quiero marcar el paso, que cuando vea hacia atrás me de cuenta que no hice nada de lo que quería, que no disfrute, que no viví.
Por ello es que fui capaz de empezar de nuevo, sacar la hoja que hasta ahora tenía a medio llenar y comenzar con una nueva.
Espero estar acompañándome de la gente correcta, espero estar tomando las mejores decisiones, espero que mis proyectos antiguos dejados de lado y los nuevos prosperen.
Tengo todo el ánimo para ello, no quiero dejar pasar ni una sola oportunidad.
Soy una luz que comienza a brillar nuevamente, después de haber estado apagada.

martes, 25 de marzo de 2008

Gente Toxica... Fuera!!!

Las palabras motivan o hieren profundamente, emocionalmente somos tan delicados que las palabras pueden tener el gran poder de perfilar nuestras acciones.
Aquellas personas que descargan comentarios negativos que nos hieren, las podríamos llamar "gente tóxica", y puede ser cualquiera: un amigo, un hermano, tu mamá o tu papá, e incluso nuestra pareja.
Sus comentarios sabotean de alguna manera nuestros esfuerzos por llevar una vida feliz y productiva. Una persona puede ser tóxica para alguien y no serlo para los demás.
A todos nos gusta ganarnos el respeto, la aceptación, el reconocimiento de los demás y escuchar palabras de aliento. Tristemente, no siempre es así, no falta la persona tóxica.
Reconocer a una persona tóxica y saber qué hacer si nos topamos con ella, es de gran ayuda ¿Cómo identificarla?.
• ¿Te pones de mal humor o te sientes menos después de una plática con él/ella?
• ¿Te sientes poco atractivo (a) estando con esta persona?
• ¿Te ignora?
• ¿Te provoca dolor de cabeza, te tensa y sientes alivio cuando se va?
• ¿Al hablarle tartamudeas o cambia de expresión tu cara?
Si contestaste "si", te podrás dar cuenta de que estas personas cambian nuestro comportamiento y nuestros sentimientos.
Vivir por darle gusto a todo el mundo, es imposible, así como sacrificar ciertas cosas sólo para ser "aprobados".
Lo que tenemos que hacer es amarnos y aceptarnos y comprender que para alguien siempre seremos una amenaza a su seguridad y sin una razón específica.
Dice un dicho: "No sé cuál es la clave del éxito: pero la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo".
Hay varios tipos de "tóxicos":
• El que a todo mundo minimiza
• El llorón Perpetuo
• El mal intencionado
• El hipocrita
• El mosca muerta
• El chismoso
• El que disfruta difundir malas noticias
• El machista
• El sabelotodo
• El que mira por sobre el hombro a los demas
Hay que evitar el contacto con la gente tóxica, pero cuando esto no sea posible, solo queda respirar hondo y trata de comprenderlo: Es probable que no tenga suficiente amor en su vida.
Intentemos convertir el coraje en fortaleza interna y mantener el control mientras recibimos el comentario o la actitud negativa, pensemos que ésta puede ser una reacción al dolor, al vacío, a la soledad.
Por último algo muy importante, debemos analizarnos profunda y honestamente, ver si acaso...
¿No somos nosotros mismos los "personajes tóxicos" ?

sábado, 22 de marzo de 2008

Despertar

El despertar de esa mañana fue distinto, es como si se hubiese sacado un gran peso de encima.
Tenía las manos pegajosas con sangre, producto de los capilares de su nariz que se debilitan cada vez que tiene dolor de cabeza.
Le dolía la cabeza, pues la noche anterior no había sido de las mejores.
Había tenido discusiones sin sentido y monumentales con gente a la cual ella quería demasiado.
Estuvo a punto de terminar con todo aquello, hacer una gran tormenta que descabezaría a medio mundo.
Se levanto, anduvo desnuda por su casa y a pie descalzo como a ella le gusta. Comenzó a disfrutar nuevamente de aquellas cosas pequeñas que le llenan el día.
Tomo su café amargo, pensó en llamar a alguien, pero prefirió que no, ese día disfrutara de su libertad.
Saldría por el campo a buscar flores, caminaría sin prisa, saludaría al viejito que vende pan amasado en la esquina, regalonearía a su gato.
Ella ya no desea planificar mas, solo quiere vivir.
No recordaba por que le dolía tanto la cabeza, fue de tanto pensar, cuando dejo de hacerlo, comenzó a ser más feliz.
Esa noche había asesinado esa parte de ella, que le producía tantos problemas.

viernes, 21 de marzo de 2008

Mi último Adios


Como salvarme de la nada en que estoy convertida ahora.
Ninguna mano me ayudara
Nacemos y morimos solos, el siempre me lo repite.
Ya ni siquiera se porque lo escribo, era como un desahogo, pero a estas alturas, ya estoy ahogada. Llevo mi décimo cigarrillo, apenas veo la pantalla con tanto humo.

Tengo los ojos hinchados de tanto llorar, pero como el me dijo, llorar no sirve de nada.
Cerré todas las ventanas, no quiero que entre mi gato.
He esperado inútilmente que mi pareja entre a Messenger para despedirme, pero nada. Debe de estar agotado, últimamente se la pasa agotado. Yo me entrego por completo y el está agotado.
Estoy acostumbrada a que me quieran mucho, pero con el, las cosas no son así.
Cuando estamos juntos todo va muy bien, nos queremos y parecemos felices. Lo malo es que vivimos lejos y nos vemos poco. Eso no sería problema, sin embargo de el, nunca recibo un llamado, nunca me escribe, nunca me dice cosas lindas.
Cuando le hago ver esta situación, el me responde que no es del tipo romántico, que no sabe expresar.
El antes me escribía mucho, muchas cosas lindas, no entiendo porque ahora ya no es así.
El dice que somos felices estando juntos.
La alegría es un estado de animo una actitud mental. Mi actitud mental, es la de hipnotizada cuando estoy con el, es la gloria.
Si, es cierto, el dice que me quiere, pero si soy concreta y aterrizada, no funciona un cariño que solo se tiene de vez en cuando, sin formar lazos, pero el no quiere lazos, menos compromisos. Me siento en abandono, a la intemperie, al desamparo, al desamor.
Ya estoy cansada de estar siempre disponible, de ser comprensiva con los tiempos de otros. Quiero más para mi, me dije un buen día…
Quiero tener contacto con los vivos!!!.

Hoy le llamé y discutimos.
El es alguien que me hace sentir culpable.
Teníamos planificado hace semanas una salida, pero entre medio aparece algún amigo, alguna actividad o algo, me lo cuenta y al mismo tiempo me dice: le dije que no, porque tenia un compromiso previo.
Un compromiso previo!!!
Acaso no sonaba mejor decir:
Pero les dije que no iría, claro, es obvio, prefiero estar contigo.
Eso a todas luces es para hacerme sentir culpable y que yo le diga, no importa, vaya no mas.
Y así son todas nuestras discusiones.
El me hace sentir culpable diciéndome que encuentro todo malo en el, solo porque le pido más demostraciones de cariño.
Cuando le digo, bueno si soy tan pésima porque no terminas conmigo, me dice: “yo no voy a terminar, tu te sientes mal conmigo, tu debes hacerlo, tome su decisión”…
Un fin de semana estuve enferma y el ni siquiera se acordó, ni una llamada. Yo sola como un dedo en un lugar donde no conozco a nadie, solo quería una voz que me alentara, que me demostrara cariño.

En ese momento me di cuenta, estoy sola, no tengo a nadie, ni siquiera alguien que me de un vaso con agua cuando estoy enferma, o una palabra de aliento.
Debo tener algo malo, sola, sola, sola. Ni siquiera mi pareja me quiere ver en realidad.

Ni siquiera soy capaz de terminar, por eso mismo, hoy se acabo.
Mientras escribo estas letras, me estoy muriendo.

Soy un fracaso de ser humano y ya estoy viendo el teclado algo borroso.
Eso de cortarse las venas, no me servía, no me hubiese permitido escribir nada, así que en la pierna era más eficaz un corte certero.
Siempre mis parejas me acusaron de ser demasiado dramática.
Hoy les doy en el gusto, he montado todo un show con un escenario sangriento.
Por fin seré importante. Tendrán que ocuparse de mí finalmente, alguien deberá limpiar toda esta sangre…

miércoles, 19 de marzo de 2008

Tibia


Como comenzar, si ella siente que esto se acaba.
Se podría decir que todo empezó cuando con un par de tragos de más, su amigo de siempre, tan tranquilo, tan distinguido, le leía a través de la pantalla del computador. Por Messenger trasmitía unas letras muy sensuales y provocativas, que hablaban de sus experiencias amorosas.
El abría cada vez más sus ojos, mientras el color le subía al rostro, la temperatura se elevaba y su anatomía cambiaba. Con cada palabra iba descubriendo a la mujer sensual y sexual que ella era.
Todo comenzó por unos tragos y las historias de las historias, las aventuras amorosas jamás contadas ni a sus amigas.
A el le entusiasman sus historias, eso lo sabe ahora, cuando ya no se las cuenta, las vivieron juntos.
Pero las cosas últimamente no estaban bien, recientemente, más que nunca, debía poner gran esfuerzo por mantener la llama de la pasión encendida, pero el piloto fallaba. El ya no le producía cosquilleos, los cosquilleos a la distancia son solo fantasía y recuerdos, en ese sentido ella es bastante más terrena, prefiere el contacto real y no la ilusión
Es que los últimos acontecimientos en sus vidas, les había mantenido alejados por demasiado tiempo.
Quien lo diría, un hombre puede ser más resistente al enfriamiento amoroso que una mujer, se decía a si misma.
Ahora ella mantiene las cosas más o menos tibias, con la esperanza de que se vuelvan a ver pronto.
A ella le suponía gran trabajo, sentirse pareja de alguien a quien ve solamente 1 vez al mes. Pareja a quien ves solamente 12 veces en el año, con quien se hace el amor solo 12 veces en el año. Y el compromiso era estar juntos en forma exclusiva.
Trató de ser lo más fiel y devota posible, pero su naturaleza le jugó una mala pasada.
Una tarde se había encontrado con un ex, alguien sin importancia realmente.
Se tomaron unas copas en un bar para recordar viejos tiempos y terminaron besándose desesperados fuera del local.
Se marcharon en un taxi y a medio camino le pidieron al chofer que se detuviera en un terreno baldío.
El tipo sabía como a ella le excitaba esa clase de situaciones.
Se bajaron, el la tenía contra una muralla, la toco completa, beso, chupo e insito hasta el límite. En ese momento, aparecieron otros 2 tipos que habían estado mirando y les dijeron.
- Hey! luego nos toca a nosotros.
Entonces, haciéndose el machote, el tipo se arreglo como pudo y enfrento a los maleantes. Mientras le daban en el suelo una paliza inolvidable, ella ya estaba doblando la esquina en busca de un taxi.
No sabe cuanto corrió, solo corría y sudaba, ni siquiera recordaba a su ex o que no habían terminado lo comenzado, en sus pensamientos solo estaba el alejarse rápidamente de ahí.
Finalmente vio un taxi que hizo detener y se fue a su casa, sin siquiera mirar atrás.
Al día siguiente despertó muy temprano, con algo de dolor de cabeza, en su mente solo estaba una cosa, llamar a su amante, su pareja, su amigo de una vez por mes.
Le hablo con gran ternura, como hace mucho no lo hacía, fue muy dulce, se conversaron de todo aquello que harían cuando estuviesen juntos, de cómo se besarían, cuanta pasión habría, porque la urgencia del uno por el otro ya era demasiada.
Cuando terminaron de conversar, ella quedo muy contenta, la pasión había regresado y para celebrarlo le daría una sorpresa.
Tomo su auto, voló por la carretera y llego a su departamento.
Durante todo el camino solo tuvo pensamientos de remordimiento por lo poco constante que había sido, mientras que el estaba ahí, siempre fiel, nada de tibio.
Metió la llave que el le había regalado en la cerradura, abrió la puerta, se dirigió directo al dormitorio para despertarlo con besos, abrazos y su sexo urgido sobre el de el.
El, yacía boca arriba, despertó sobresaltado, asustado, a su lado, aun con modorra, se despabilaba una chica pelirroja de no más de 25.
El le dijo:
Te lo puedo explicar, no es lo que parece, usted siempre cree lo primero que ve.
Ella dejo la llave sobre la cama, ni siquiera se enojo, ambos se mentían, pero en verdad ya no tenía importancia.

lunes, 17 de marzo de 2008

Exagerando

Ayer vi como agonizaba el amor.

Me enviaron por un sendero sin rumbo, desde aquel bosque abrigado que era el querer tranquilo, directo a un gran desierto blanco.

Cuando caminaba por las calles de aquella ciudad innombrable, penetró en mi corazón el frió de las no respuestas, reclamadas por un teléfono que nunca sonó.
El veneno, me demandaba la sangre que se helaba en un mar blanco y frío, mientras las parcas rondaban mis sabanas.

Vi agonizar el amor, cuando paseaba por las calles sin abrazos, con la falta de esos brazos, últimamente tan vacíos, como el sentimiento.

Yo le vi desfallecer, cuando indicabas con tu boca lo exagerado de aquel llanto, de un corazón tendido en una mano, roñoso por la espera. Cuando sabía que estabas lejos y muy ausente.

Yo le vi agonizante, cuando el sueño te vencía, cuando nada te importaba, cuando decidía nunca más ser ridícula en esperas eternas de mejores tiempos que nunca llegaran.

Le veré morir, porque aquí, el tiempo cálido no existe, como no existen las llamadas, y solo están la falta de ternura en tus respuestas y el correo ausente.

Debo borrar todo el camino antes trazado, no dejar huellas, ni una pista que me permita volver.
El único mapa que quedaba tatuado en mi corazón, fue arrancado de cuajo, y pisoteado por tu despreocupación.

Te veré morir, veré morir a mi amor, cuando paseando por la calle, pueda mirar a otro, sin pensar en ti

Amor, Enamoramiento, Feniletilamina, Dopamina, Mi Dosis de Narcoticos...


Las nuevas teorías sobre la neuroquímica establecen que el motor del amor es el cerebro, que su combustible está en el hipotálamo y que el amor es una actividad muy compleja realizada por este motor.
Cuando nos enamoramos, muchas cosas ocurren en nuestro cerebro.
Lo primero, es que produce y dispara una sustancia que lo hace “oficial”, entonces, el verdadero enamoramiento parece ser que sobreviene cuando se produce en el cerebro la FENILETILAMINA, compuesto orgánico de la familia de las anfetaminas.
Al inundarse el cerebro de Feniletilamina, se promueve la producción y la secreción de dopamina (neurotransmisor responsable de los mecanismos de refuerzo del cerebro, es decir, de la capacidad de desear algo y de repetir un comportamiento que proporciona placer). Una vez que estas dos están en plena actividad, provocan que se nos acelere el pulso, nos salte el corazón y aparezcan mariposas en el estómago.
Posteriormente comienza la producción de norepinefrina, que nos hace sentir los síntomas del amor en pleno: la ansiedad, la falta de apetito, los nervios y oxiticina, que, además de estimular las contracciones uterinas para el parto y hacer brotar la leche, parece ser un mensajero químico del deseo sexual.
Toda esta maquinaria echada a andar, también moviliza las estructuras de nuestro cerebro que tienen que ver con el sistema de recompensas, o sea, aquella que es la responsable de las estrategias que cada persona implementa para conquistar a alguien, o dejarse conquistar.
Comienza el trabajo de los neurotransmisores que dan lugar a los arrebatos sentimentales, en síntesis: se está enamorado. Estos compuestos combinados hacen que los enamorados puedan permanecer horas haciendo el amor y noches enteras conversando, sin sensación alguna de cansancio o sueño.
Cuando estamos en la fase del enamoramiento, producimos endorfinas, la señal de que el amor llegó, la endorfina es la hormona de la felicidad y también se produce cuando comemos chocolate o hacemos ejercicio.
Pero, en el amor, hay fases y en cada una de ellas el cerebro se comporta de manera distinta.
Es una ironía que algo que nos quita autonomía, que los padecimientos y goces del amor se escondan, en esa telaraña de redes e de impulsos eléctricos que llamamos sistema nervioso autónomo.
En ese sistema, todo es impulso y oleaje químico. Aquí se asientan el miedo, el orgullo, los celos, el ardor y el enamoramiento.
A través de nervios microscópicos, los impulsos se transmiten a todos los capilares, folículos pilosos y glándulas sudoríparas del cuerpo. El suave músculo intestinal, las glándulas lacrimales, la vejiga y los genitales, el organismo entero está sometido al bombardeo que parte de este arco vibrante de nudos y cuerdas. Las órdenes se suceden a velocidades de vértigo: ¡constricción!, ¡dilatación!, ¡secreción!, ¡erección! Todo es urgente, efervescente, impelente... Aquí no manda el intelecto ni la fuerza de voluntad. Es el reino del siento-luego-existo, de la carne, las atracciones y repulsiones primarias..., el territorio donde la razón es una intrusa.
El affaire de la feniletilamina con el amor se inició con la teoría propuesta por los médicos Donald F. Klein y Michael Lebowitz del Instituto Psiquiátrico de Nueva York, que sugirieron que el cerebro de una persona enamorada contenía grandes cantidades de feniletilamina y que sería la responsable de las sensaciones y modificaciones fisiológicas que experimentamos cuando estamos enamorados.
Sospecharon de su existencia mientras realizaban un estudio con pacientes aquejados "de mal de amor", una depresión psíquica causada por una desilusión amorosa. Les llamó la atención la compulsiva tendencia de estas personas a devorar grandes cantidades de chocolate, un alimento especialmente rico en feniletilamina por lo que dedujeron que su adicción debía ser una especie de automedicación para combatir el síndrome de abstinencia causado por la falta de esa sustancia. Según su hipótesis el, por ellos llamado, centro de placer del cerebro comienza a producir feniletilamina a gran escala y así es como perdemos la cabeza, vemos el mundo de color de rosa y nos sentimos flotando.
Cuando uno está enamorado realmente no ve al otro como es, sino como quiere verlo. Pero, ese estado de "imbecilidad transitoria", en palabras de Ortega y Gasset, no se puede mantener bioquímicamente por mucho tiempo.
La ventaja de que el enamoramiento termine es que le abre las puertas al amor. Y si el sentimiento es real, vamos a ver a nuestra pareja como es, con sus defectos y virtudes.
Si aún así lo o la queremos, el amor nos va a dar un lapso para emprender una relación duradera en la que intervienen otras sustancias, que son la oxitocina -que es la hormona del apego- y la vasopresina -que es la hormona de la fidelidad. Ambas coinciden con la etapa de la reproducción.
La actividad de la FENILETILAMINA, perdura de 2 a 3 años, incluso a veces más, pero al final la atracción bioquímica decae. La fase de atracción no dura para siempre. La pareja, entonces, se encuentra ante una dicotomía: separarse o habituarse a manifestaciones más tibias de amor -compañerismo, afecto y tolerancia
Los expertos también dicen que el amor tiene un plazo y que si las dos partes no hace de la compañía y la comunicación un pilar, el amor se acaba, no importa lo que pase el hipotálamo entra en crisis y el amor puede mostrar su peor cara: el desamor.
Con el tiempo el organismo se va haciendo resistente a los efectos de estas sustancias y toda la locura de la pasión se desvanece gradualmente, la fase de atracción no dura para siempre y comienza entonces una segunda fase que podemos denominar de pertenencia dando paso a un amor más sosegado. Se trata de un sentimiento de seguridad, comodidad y paz. Dicho estado está asociado a otra DUCHA QUÍMICA. En este caso son las endorfinas -compuestos químicos naturales de estructura similar a la de la morfina y otros opiáceos- los que confieren la sensación común de seguridad comenzando una nueva etapa, la del apego. Por ello se sufre tanto al perder al ser querido, dejamos de recibir la dosis diaria de narcóticos.
Para conservar la pareja es necesario buscar mecanismos socioculturales (grata convivencia, costumbre, intereses mutuos, etc.), hemos de luchar por que el proceso deje de ser solo químico. Si no se han establecido ligazones de intereses comunes y empatía, la pareja, tras la bajada de FEA, se sentirá cada vez menos enamorada y por ahí llegará la insatisfacción, la frustración, separación e incluso el odio.
Pero lo que también se dice es que cuando un amor acaba, otro empieza, por que nuestro cerebro está programado para enamorarse una y otra… y otra… y otra… y otra… y otra vez.

domingo, 16 de marzo de 2008

Camille Claudel 1864-1943


Nacida en Champagne en 1864, fue hija de una familia pequeñoburguesa, que desde muy joven mostró gran facilidad para crear formas con sus manos, trabajar y moldear todo tipo de materiales. Pero el talento natural no fue suficiente y buscó la maestría de la técnica en un taller.

Camille, fue durante su vida una mujer incomprendida por su madre y hermana, quienes no reconocen en su existencia una evolución natural de lo que podía ser una mujer en esa época, sino que más bien, le consideran una desviada de las reglas de la vida burguesa en la sociedad.
Su padre es su gran apoyo, junto a su hermano Paul, quien además de su consuelo, fue un celebre escritor.

En 1882 es aceptada por Paul Dubois, director de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Cuando su familia se traslado a Paris, en 1883, se inscribe en la Académie Colarossi, manteniendo un estudio junto a 3 amigas inglesas.

Tiene su primer encuentro con Auguste Rodin en 1883, y el año siguiente empieza a trabajar en su taller. Su encuentro con el escultor, desemboca en una relación amorosa. Camille posa para él y colabora en la realización de las figuras de la monumental Puerta del Infierno.

La obra de la escultora, es muy cercana a la de su maestro, debido a que se produce entre ambos un clima de colaboración y enfrentamiento que enriquece la labor mutua. Su obra, no es solo una copia, aunque las iniciales, tiene el sello indiscutible de Rodin.
Así, sus grandes trabajos parecen dialogar: El eterno ídolo, de Rodin con Sakountala, de Claudel, o El beso, del escultor frente a El abandono, de Camille. Ya que, a diferencia de otras grandes parejas del arte (Gala y Dalí, Modigliani y Jeanne Hébuterne), ambos son creadores.

Rodin le permitió participar en muchas de sus grandes esculturas, Aunque, temeroso de su personalidad y talento arrasadores, intentaba rebajar su protagonismo en el estudio.

A pesar de la pasión, la relación entre Rodin y Camille es complicada, conflictiva y con continuas interrupciones y crisis.
Camille dejó escrita en su correspondencia de la época que él se aprovechaba de ella, que las obras que presentaba como propias eran producto de su talento menospreciado.
También hubo lugar para otros reproches. Por ejemplo, las vejaciones y humillaciones a las que le sometió Rodin, que solía exhibirse con otras mujeres delante de ella. Entre esta correspondencia hay una carta de Rodin, en la que él deja por escrito la promesa, mil veces rota, de que ella sería la única mujer en su vida.

Obsesionada por el amor, Camille fue convencida por Rodin de abortar cuando quedó embarazada. De nuevo, le prometió que iba a abandonar a Rose Beuret. Todo fue mentira de nuevo y Camille, profundamente humillada, abandonó a Rodin.
Ésta situación será la inspiración de una de las obras más importantes de Camille: L’Age Mur. En esta escultura vemos representada una escena en que Camille, arrodillada y suplicante, dirige sus manos hacia el, Rodin, quien le da la espalda mientras una mujer medio ángel medio bruja (que representa a Rose Beuret) se lo lleva.


Una vez rota su relación con el escultor, entra en su vida Claude Debussy pero también él está unido a otra mujer.
Camille, no encuentra apoyo en su familia, pues su madre y su hermana siguen siendo hostiles a su forma de vida y su hermano Paul está lejos.
En diciembre de 1905, Camille realiza su última gran exposición.
La artista, entonces, se encerró en su propio estudio y esculpió incansable cabezas de niños. La mayor parte de éstas fueron destrozadas inmediatamente. Los vecinos de su taller la oían aullar todo el día. Camille perdió su belleza y su única relación fueron las decenas de gatos que vagabundeaban por el estudio.
Una tarde, tres enfermeros echaron la puerta abajo y le colocaron una camisa de fuerza. Por orden de su familia, fue ingresada en un sanatorio psiquiátrico próximo a París. Nunca más volvió a esculpir nada. Se le diagnosticó "una sistemática manía persecutoria acompañada de delirios de grandeza" por los que se creía víctima de "los ataques criminales de un famoso escultor". Al final de su vida recuperó la cordura, del sanatorio psiquiátrico nunca más saldría, pese a su recuperación y a los desgarrados ruegos que dirige a su hermano.
Destruyó casi toda su obra y se negó a esculpir mientras la tuvieran allí encerrada.

Pasó los 30 últimos años de su vida en el manicomio de Montdevergues. Allí murió sola. Abandonada por todo el mundo, incluida su familia. Camille Claudel (1864-1943) cargaba a sus espaldas 79 años de una vida tan dramática como fascinante. Y aún tendría que transcurrir mucho tiempo para que se reconociera su talento como escultora. Sobre todo, para que su personalidad artística volara por encima de su relación con Auguste Rodin.

Informacion Adicional :

Se trata de Une femme, biografía de Camille Claudel escrita por Anne Delbée («Le Livre de Poche» 5959, Presses de la Renaissance, París 1983)
De aquí se extraen algunos trazos del carácter de la escultora.
La autora se detiene en 1913, año en el que la escultora, abandonada por Rodin quedando sumida en una conmovedora espiral de miseria y desequilibrio psíquico.
Delbée, muestra con profundidad los repliegues psícologicos de su biografiada. Hay párrafos que resumen sentimientos, inclinaciones y actitudes, como el siguiente:

"Camille detesta a esas mujeres que no dicen nunca lo que les gusta o disgusta. Víctimas eternas, se sacrifican para siempre. Como han refrenado su alegría, no pueden dejar de sufrir. Tal es la barrera que han erigido ante el placer, que ni un plato ni una flor pueden despertar en ellas la más mínima complacencia. Todo lo que existe tiene forma de cruz. En el hondón del corazón, Camille agradece al señor Rodin que le haya transmitido el gusto del placer. Aunque lo habría encontrado sola… Ya desde pequeña se había jurado a sí misma llevar cada vez más lejos su búsqueda. Y es que existe un egoísmo que es una forma de salud. La reflexión que un día le hizo su padre se le ha quedado grabada en su memoria infantil: «Camille, di a los demás qué es lo que te gusta. El sacrificio puede alienar a cualquiera. Que los demás sepan lo que deseas realmente. No hay nada peor que el hecho de que alguien se sacrifique por ti. Un sacrificio no es un regalo para nadie. Es una forma intolerable de chantaje (págs. 223-224)."

Recientemente han salido a la luz unos documentos que, aunque encontrados en el sótano de un asilo de París en 1995 por Philippe Versapuech, investigador en historia psiquiátrica, no se han hecho públicos hasta resolverse la batalla legal desencadenada por su propiedad. En ellos consta el diagnóstico realizado en su día por los doctores que observaron en la paciente delirios paranoicos. Pero entre esos papeles también se encuentran cartas de la propia Claudel que denuncian con extraordinaria lucidez la dureza de su confinamiento, su soledad y el odio creciente hacia quien fue su maestro y amante.

"Mi muy querida, caído sobre ambas rodillas ante tu precioso cuerpo que abrazo",

le escribió Rodin a finales de 1884, principios de 1885.
Cuando se estableció por su cuenta escribió:

"Se me reprocha (¡espantoso crimen!) haber vivido sola"

, en 1917. Pasó así unos años de febril dedicación a la escultura en los que apenas salía de casa, abandonada de sí misma y sufriendo penurias económicas.
Hoy se sabe que, en su primer día de ingreso, el doctor Truelle le diagnosticó "una sistemática manía persecutoria" y "delirios de grandeza" por los que se creía víctima de "los ataques criminales de un famoso escultor", como consta en los documentos recientemente hechos públicos, desmintiendo así la idea, en cierto modo romántica, de que su encierro fue ordenado por su familia para evitar el escándalo.

"En el fondo, todo eso surge del cerebro diabólico de Rodin. Tenía una sola
obsesión: que, una vez muerto, yo progresara como artista y lo superara;
necesitaba creer que, después de muerto, seguiría teniéndome entre sus garras
igual que hizo en vida",

llegó a escribir, en un ejemplo de cómo la pasión se tornó en odio.
Camille vivió en la más extrema soledad ("Necesito ver a alguna persona que sea amiga"), ya que su madre solicitó que no se le permitiera recibir visitas ni mantener correspondencia. Así, en total abandono, con la mayor parte de su obra destruida por sus propias manos, olvidada por todos, murió en el sanatorio de Montdevergues (al que había sido trasladada en 1914) el 19 de octubre de 1943.

"No he hecho todo lo que he hecho para terminar mi vida engrosando el número de
recluidos en un sanatorio, merecía algo más".

Camille Claudel (1864-1943)

Obra de Camille Claudel

Lamentablemente Camille es más conocida por su atormentada existencia que por la calidad de su producción y la extraordinaria modernidad de sus obras, Camille posee una gran habilidad técnica para la escultura dominando a la perfección la talla del mármol.

Sus primeras obras llevan el sello indiscutible de Rodin, en las piezas consagradas del escultor se percibe claramente la mirada de Camille quien llegó incluso a permitir que él firmara sus obras.
El abandono de de Camille Claudel sería la respuesta a El beso en bronce de 1886 de Auguste Rodin. El abandono (1888)Colección privada

Vertumne et Pomone (Vertumno y Pomona). 1886-1905. Mármol. Musée Rodin, París


En el Art Renewal Center (ARC), de Estados Unidos, se puede ver su escultura,La edad madura. Las fotos son de una escuela de arte de Boston (Boston College Fine Arts Department )



Imagen Superior: La Edad Madura, Age of Maturity, L’Age Mur.
Aquí se ven distintos angulos de la obra, la representación de la imagen de su amado Rodin, siendo llevado por un “ángel bruja”, la mujer que cautivaba su corazón, Rose Beuret.

Imagen superior:L’âge mûr (La edad madura). 1893-1900 Yeso. Procedente del Musée Rodin de París
La valse/Les valseurs («Eugène Blot» grand modèle) [El vals/Los valsadores («Eugène Blot» modelo en grande)]. 1889-1905. Musée Sainte-Croix de Poitiers.



Imagen Superior: El vals, estatua en bronce de 1905, con gran movimiento y fuerza expresiva. Se conserva en el Musée de Poitiers, Poitiers, Francia.

Jeune fille à la gerbe(Muchacha con gavilla). 1886? Terracota. Musée Rodin, París
Les causeuses (avec paravent) [Las cotillas (con pared)]. 1893-1905 Escayola con la pared rota 1895. Musée Rodin, París
La vague (La ola), de 1897. Mármol-ónice y bronce sobre pedestal de mármol. Musée Rodin, París.

La petite châtelaine (natte courbe épaisse) [La pequeña castellana (trenza curva gruesa)]. 1892-1896 Mármol 1895. Musée Rodin, París



Buste d’Auguste Rodin (Busto de Auguste Rodin). 1892. Yeso tintado



Autor: Camille Claudel Fecha:1893 Características:44,5 cm. altura


Esta obra que conserva el Museo d´Orsay es un estudio previo de la cabeza y el cuerpo de la obra definitiva. Claudel, ha representado a Cloto como una decrépita anciana, con la cabeza sin pelo, ligeramente de lado, las facciones afiladas y los ojos hundidos en unas cuencas terriblemente marcadas, reforzando el carácter expresionista


Clotho (Cloto). 1893. Yeso. Musée Rodin, París.


Rêve au coin du feu(Ensoñación al amor de la lumbre), realizado por Camille Claudel entre 1899-1905 en mármol y bronce. Eugène Blot, París, 1905. Colección particular, Francia.

sábado, 15 de marzo de 2008

Avisos Económicos


Se Busca hombre, pero no hombre solo por haber nacido hombre, sino que de esos de verdad.
Primero, le deben de gustar las mujeres, definitivamente, nada de medias tintas, demasiados gay no asumidos dando vuelta por ahí.
Debe ser un hombre apasionado, no solo por el hecho de besar apasionadamente y esas cosas que normalmente se dicen, sino que apasionado por la vida, en su quehacer, por lo que emprende, con proyectos y que cuando decida quererme lo haga con entrega total.
Quiero un hombre sin miedos, bueno quizás no sin ningún miedo, pero si valiente, capaz de afrontar la adversidad.
Yo ya estoy algo agotada de ser el puntal de cualquier relación, la que deba afrontar todas las dificultades, ser el apoyo incondicional.
No quiero un hombre a quien deba ayudar a salir adelante a terminar sus estudios, ya sea pagándolos, o animándole a que los termine. Ya me canse de arriar bueyes.
Quiero alguien que se preocupe por mi, que siempre necesite saber de mi antes de ir a dormir, que no conciba irse a la cama sin darme las buenas noches.
Quiero un hombre que se la juegue por estar conmigo, que si vive en la China, me invite a ir con el o el se venga a vivir conmigo o que nos juntemos en el medio.
Quiero alguien que al igual que yo este en una relación que sea del 50% y 50%.
Normalmente yo soy el 80%, el 90% o el 10%.
Quiero un hombre que me pueda invitar a salir, que si desea pasear conmigo el pague de vez en cuando.
Tampoco quiero uno de esos que, como no tiene con que invitar, simplemente se quede en casa y no me vea por semanas.
Quiero alguien que también se deje invitar por mi o que sea lo suficientemente creativo para estar conmigo sin gastar un peso.
No busco a un millonario, pero no quiero otro pobretón en mi vida.
Quiero alguien con quien pueda conversar por horas.
Quiero alguien inteligente.
Quiero alguien con quien me pueda reír, que el se ría y yo me ría.
No quiero alguien que se ría de mi.
NO quiero alguien que me critique cosas que son fundamentales, para eso mejor búsquese otra.
Quiero alguien que cuando quiera algo, sea completamente jugado en conseguirlo, ya no deseo más conformistas en mi vida.
No quiero un viejo, o un joven medio amargo.
No me molestan los mas jóvenes (27 para abajo), pero tienen un problema, aun tienen una vida a medio armar y como ya dije, no deseo ayudar a terminar de hacerse hombre a otro más, para eso mejor sigan con su mama.
NO quiero un hijo como pareja, quiero una pareja.
NO quiero un hombre que aun viva con su mama o que dependa de algún modo de ella.
NO quiero que busquen en mí, una mama tampoco.
Quiero un hombre integro, bueno, con valores familiares.
Quiero un hombre que no le tenga miedo al compromiso y no me refiero a que no le tenga miedo al matrimonio, yo no quiero casarme, solo alguien que no le tema a estar con alguien realmente, de corazón.
Quiero alguien capaz de decir te amo, pero que no sea solo retórica y discursos baratos, quiero alguien que lo demuestre con sus hechos.
Quiero alguien que cuando nos toquemos, nos de un impulse eléctrico por todo el cuerpo.
Eyaculadores precoces de inmediato descártense, también los poco creativos o los demasiados morbosos que quieran tríos, cambios de parejas o cosas de ese estilo.
Quiero un hombre que sea regalón y que me regalonee, que sea juguetón y que me invite a jugar.
Quiero un hombre que sea capaz de discutir conmigo sin pelear, un hombre capaz de convencerme, llegar a acuerdo o convencerse de lo que yo le diga, un hombre abierto al dialogo.
Quiero un hombre que sea capaz de entender que puedo estar triste y que me consuele, quiero lo mismo de parte de el.
Quiero alguien que me necesite a su lado tanto como yo.
Alguien que me llame todos los días para saber como estoy.
Quiero alguien con gustos similares, que le guste la buena cocina pero que no sea un goloso comelón, alguien a quien le guste un buen vino por la buena compañía y por el disfrute, quiero un hedonista como yo.
Quiero alguien sin vicios feos, no alcohol, no drogas, no mujeriego sexopata.
Quiero alguien de quien pueda aprender cosas y que el aprenda de mi.
Quiero alguien que aunque no sepa bailar, tenga el coraje de atreverse a hacerlo solo por bailar conmigo.
NO quiero un hombre de mundo, algo así como un James Bond, pero si por lo menos que salga de su casa de vez en cuando y que sepa algo de la vida.
Alguien que sea capaz de ser buen padre.
Alguien de quien desee tener un hijo, aunque nunca lo tengamos.
Alguien que pueda proyectarse conmigo y no le tenga miedo a aquello o sea demasiado egoísta de que eso, interfiera en sus proyectos. Alguien que sea capaz de armar un equipo llamado pareja.
Alguien a quien admirar, yo debo admirar a mi pareja.
Alguien que me admire.
Un hombre trabajador, no trabajolico.
Un hombre que este loco por mi, como yo por el, pero no por eso tener consultar psiquiatras.
Un hombre que me trate bien y a quien yo trate bien.
NO busco un adonis, pero tampoco alguien que no se preocupa por si mismo.
Por que si yo misma me preocupo por verme bien, no voy a estar con un tipo que no se cuida. Después de los 30 les sale una guata bastante desagradable, yo ya, no aguanto eso. Quiero alguien con sentido de la estética, pero que para el no sea lo primordial.
NO quiero a alguien superficial.
NO quiero alguien a quien le gusten tanto las mujeres, que estando conmigo por la calle mire cualquier cosa que parezca mujer.
NO quiero un hombre que me hable de otras mujeres con mayor devoción que la que a mi me demuestra. Que nunca en una conversación otra mujer parezca más importante que yo, ni siquiera su madre, menos ella.
Este país esta lleno de mamones, de tipos que dependen de sus mujeres hasta para acordarse de los cumpleaños.
Eso también, quiero un hombre que se acuerde de las fechas importantes y haga algo al respecto.
Quiero alguien que me cuide, que se deje cuidar, que nos cuidemos.
Alguien a quien amar por completo y que ame.
¿Existirá?
La lista podría ser eterna, pero a esta hora, mejor dejo el espacio para seguir llenándolo más adelante.

viernes, 14 de marzo de 2008

Las correcciones que hizo un día Gordon Lish para que él fuera siempre Carver


Nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que engrandece a un escritor. ¿Su talento? ¿Su tesón? ¿Su capacidad de trabajo?¿Su obra? ¿Su leyenda? ¿Su muerte? Ya aviso que son demasiadas preguntas. Pero, qué ocurriría si todas ellas derivasen hacia una sola afirmación: "Un escritor es lo que de su obra hizo su editor". Por lo menos, a menudo, así sucede.

Lo digo porque hace unos días, encontré un antiguo artículo de Alessandro Baricco, en La República, que hablaba de otro artículo de D.T. Max, en el New York Times, que, a su vez, hablaba de la denominada polémica Lish. ¿Quién era Gordon Lish? Pues el mismísimo editor de los relatos del omnipresente Raymond Carver (1938, 1988). Lish, según dichas fuentes, fue el hacedor del estilo del escritor estadounidense.

O dicho de otra manera más radical: Carver no inventó el realismo sucio, sino que la tijera minimalista de Lish hizo de sus cuentos ese desierto helado que ahora reconocemos en libros como De qué hablamos cuando hablamos de amor.

Así lo cuenta Baricco. Relata su viaje a Indiana (EE UU) y de cómo se adentró en un pueblito llamado Bloomintong. Allí, en la biblioteca universitaria Lylly, encontró las pruebas de los primeros manuscritos de Carver y las comparó con las posteriores ediciones que, de ellos, legó su editor, Gordon Lish, para la posteridad, para curiosos, para mitómanos.

Según Baricco, Lish, recortó, modificó, mutiló muchos de los célebres cuentos carverianos. El final de Diles a las mujeres que salimos, por ejemplo. Según dichos documentos, Carver lo amplió en su primera versión en casi seis páginas que describían una violación y un arrepentimiento.

En cambio, la "versión Lish" rehizo y minimizó al máximo un final que tan sólo cuenta con cuatro líneas, apenas un párrafo que hiela la sangre y nos hace renegar del género humano: "No entendió nunca lo que quería Jerry. Pero todo empezó y terminó con una piedra. Jerry usó la misma piedra con las dos muchachas, primero sobre la que se llamaba Sharon y luego sobre la que debería ser de Bill".

Es un ejemplo, pero ambas investigaciones -la de Baricco y la de T.D. Max- aportan más pruebas, engrandeciendo lo que ya se denomina polémica Lish. Al parecer, la obra de Carver que hasta ahora hemos leído no era tan carveriana. Al parecer, Carver había dotado de más sentimentalismo sus finales, haciéndolos más humanos. Pero claro, para evitarlo, ahí estaba la guadaña de Lish, su editor.

Ahora, según leo, en un futuro próximo se reeditarán las obras manuscritas de Raymond Carver -las que él entregó a Lish de puño y letra- sin esa otra mano invisible, sin esa poda final. La duda es si tal reedición no acabará con un mito y nos deje huérfanos. No lo sé.

Raymond Carver decía en algunas de sus conferencias: "La ambición, y la buena suerte son algo magnífico para un escritor. Pero, hay que tener talento. No conozco a escritor alguno que no lo tenga. Pero la única manera posible de contemplar las cosas, requiere algo más. Cualquier gran escritor, o simplemente buen escritor, elabora un mundo en consonancia con su propia especificidad”.

¿Tenía razón Carver o la tenía Lish cuando retocó su obra? ¿Un escritor es lo que su editor hace de él? No lo sé, pero en ciertas ocasiones así ha sido. ¿Quién leería hoy a Franz Kafka sin la inestimable tozudez de su amigo y editor Max Brod, sin aquella promesa rota? En fin, sólo son preguntas.

Por David González Torres
Publicado originalmente en http://elhuecodelviernes.blogspot.com/

miércoles, 12 de marzo de 2008

¿Es Acoso o no es Acoso?, Esa es la Cuestion

Estamos acostumbrados, en una sociedad machista a que, si se habla de acoso, de inmediato se piense en una mujer asediada por un hombre, pero ¿que pasa cuando es al revés?
¿Ellos se dan cuenta?
Me contaron una historia que me pareció de lo más sabrosa.
El es un joven profesional, recién ingresando a un equipo de trabajo. El es un chico bastante cándido, que se avoca a sus tareas y se concentra del todo en hacer las cosas bien
Al comienzo todo el mundo se presenta, todos se tratan amablemente.
Una de sus nuevas colegas resultó más llamativa, se comporto más simpática, mostró más sus dientes y fue más receptiva. Cuando conversaba y miraba a mi amigo, se tocaba mucho el pelo, le sonreía, pestañeaba más de lo que lo hacia con otros. Luego el me aclaro, es una mujer coqueta.
A ellos les tocará trabajar muy cercanamente.
Mientras conversaban cosas de colegas, en medio de una plática que versaba el tema de los afectos, le hizo un ejemplo de cómo reaccionaba la gente que tenía problemas con las relaciones humanas.
Le decía: la gente con problemas psicológicos de relación, al momento en que los tocan se apartan.
Cuando escuchaba lo que mi amigo me contaba, ya me olía a que la colega estaba preparando el terreno, a manipulación.
Luego ella, no solo le toco, le tomo la mano y el se dejo, según me dijo, para que no pensaran que podía tener problemas en las relaciones con otros.
Ella no esta receptiva pues esta casada, me dijo.
Entonces me pregunte, y si fuese al revés, si hubiese sido un hombre que se comportase así con una mujer.
¿Acaso no es coqueteo descarado? y más aun, ¿no se le tipificaría como acoso por el hecho de tocar sin consentimiento?
¿Que hace la diferencia entre hombres y mujeres?
Y solo se me viene a la cabeza una respuesta.
Por que hay consentimiento, para un hombre el que una mujer se manifieste de ese modo, es símbolo de atracción y por supuesto que hay beneplácito. Por ello no es acoso, sino que, simple coqueteo entre colegas.
Y para que sepan:
Acoso es cuando un hombre o mujer, realiza en forma indebida, por cualquier medio, requerimientos de carácter sexual, no consentidos por la persona requerida y que amenacen o perjudiquen su situación laboral o sus oportunidades en el empleo.
En la ley de empleo de Estados Unidos, está definido como cualquier interés o comportamiento sexual inoportuno en el trabajo, teniendo el efecto de hacer el lugar de trabajo intimidatorio u hostil.
La definición de acoso sexual puede abarcar un amplio abanico, dependiendo de la opinión de cada individuo respecto a lo que entiende que pueda ser al acoso, llevando a confusiones.
El término acuñado en la Universidad de Cornell, en 1974, dice: El acoso considerado como típico, es el tacto indeseado entre compañeros de trabajos, pero además engloba los comentarios lascivos, discusiones sobre superioridad de sexo, las bromas sexuales, los favores sexuales para conseguir otros status laborales, etc...
A veces para permanecer tranquilo y sin problemas en el trabajo, se aguanta coqueteos o toqueteos que resultan incómodos para quien los recibe, en ese caso, solo se puede hacer un rayado de cancha y si se insiste en el asunto, ya es acoso.
Para una mujer, el que una persona que recién nos viene conociendo nos tome la mano haciendonos sentir incomodas, eso ya puede parecer acoso, mientras que, para un hombre el mismo hecho es más normal y puede ser considerado como parte de una relación laboral afectuosa y cercana.
En otras palabras el acoso, es acoso, dependiendo del receptor.
Según yo, la situación de mi amigo, si es acoso desde el momento en que afecta su estadía laboral. Claro, pues antes hubo una advertencia que preparó el terreno. Indicar que si quitas tu mano eres una persona con probables problemas psicológicos, es una señal potente para una alguien que trabaja, justamente en un ámbito en que la estabilidad emocional, es importante, pues lo obliga a hacer lo que el otro desea, por "parecer" estable.

Anexo.
Definiciones de EEOC (Equal Employment Opportunity Commission)

En 1980 la Comisión de igualdad de oportunidad en el empleo produjo un conjunto de guías o reglas para definir y sancionar título VII (en 1984 fue ampliado para incluir instituciones educacionales). El EEOC define el acoso sexual como:
Insinuaciones sexuales indeseadas, solicitudes de favores sexuales, u otra conducta física o verbal de naturaleza sexual cuando:
1. su cumplimiento se hace de manera explícita o implícita en términos o como condición para obtener el empleo.
2. su cumplimiento o la negación de su cumplimiento por un individuo es la base para tomar decisiones que afecten el empleo de dicho individuo, o
3. tales conductas tienen el propósito o efecto de interferir sin razón, en la eficiencia del trabajo de un individuo; o creando un ambiente de trabajo intimidatorio, hostil y ofensivo.
Los puntos 1. y 2. son llamados "quid pro quo" (del Latin "esto por eso" o "algo por algo"). Esencialmente son "sobornos sexuales" o promesas de beneficios y coerción sexual.
El tipo 3. es conocido como "ambiente hostil de trabajo", es de lejos la forma más común. Es menos explícita y más subjetiva.

martes, 11 de marzo de 2008

Comentarios

Expresiva alcantarilla.
No es necesario llenar de mierda para oler a muertos.
Lo importante es la provocación,
de ida y vuelta.
Son cadáveres que yacen descabezados a mis pies,
cuerpos que ya no hieden, el olfato lo perdí.

Las rosas multicolores
Multiolfativas
Hipersinapticas
con conexión de fibra óptica súper sensorial,
ya no están.
Solo por ser ópticas.

Así, quedamos tu y yo
pasados a buenas gentes,
perfumados de cuando en vez.
Sin poder cubrir
lo que sus mentes de cloaca
dejan salir cuando nos ven

Nadie me quiere aquí, pero persisto.
Incluidos los psicópatas flatulentos,
hinchados de lecturas eróticas.
Nadie comenta, ni tira caca
Es un día tranquilo de alter egos,
sin egos alternativos

domingo, 9 de marzo de 2008

No Existes...



…ningún poema tiene un efecto
si antes, no lo consideras tú…

Esa mañana, no deseaba nada.
El café sobre la mesita del velador se enfriaba, mientras su olor dejaba la habitación vacía con tintes de soledad triste.
Tampoco se levantaría, tenía su notebook sobre las piernas y aún permanecía en pijama.
Era una mañana de recuerdos no muy dulces.
Normalmente viajaba a través de las distintas páginas Web, observando cómo se comportaban aquellos que conocía, observando sus alter ego.
La mala memoria le había jugado una mala pasada en los últimos meses, pero ahí estaban todas las manifestaciones, la de los amantes y los estudiantes aventajados, que descubrían el idioma del amor, descrito hábilmente como si fuese una lectura en braile, aquellas palabras que eran sólo manifestación de un manoseo en la plaza adornado de poesía.
Por qué torturarse con estos escritos, se preguntaba, eran como terapia de enfermo que se quiere sanar.
Observaba cómo el día luminoso se oscurecía de nubes por la ventana.
A ella nunca le habían escrito nada, a ella nunca le dibujaron, de ella no hablaba nadie, no era una cajita musical.
Ella no producía nada, ni un impulso eléctrico, sin mensajes al celular, no la pensaban al desayuno, no recorrían los parques buscándole, no la olían, no la sentían, no la añoraban.
Cuánto no daría por ser un chocolatito derritiéndose entre unas piernas, o ser una simple oreja de fiera en fotografía. Ella no era nada y sentirlo de ese modo, carcomía su espíritu.
Ella es del tipo que se toma y se deja, la incondicional siempre disponible, aquella por la que no hay que temer que se vaya.
Mientras sobeteaba su café, pensaba en todas esas cosas e intentaba eliminarlas con los otros recuerdos, esos buenos que podrían salvarla.
Pero era obstinada, tomaba su cuarta taza de café amargo, le temblaban las manos mientras encendía su primer cigarrillo de la mañana. No había podido dormir, los demonios le atormentaban.
Sus celos y rencillas de niña se venían a la mente entre septiembre y flores, cuando creía sentirse amada, cuando en realidad era sólo un recurso literario más, una manifestación de amores a otras que pululaban por el mundo de la red.
Su espíritu desaparecía amargo de lágrimas que se escapaban.
Ahí estaba el uno el otro y el tercero que le prometían amores eternos, mientras que el único a quien entregaba todo su ser, coqueteaba en alter egos artísticos.
¿Todo lo vivido de que servía para ese entonces?
El café ya estaba frió cuando tomo el último sorbo.
Los dedos caminantes sobre su espalda habían dejado de hurguetear su columna rota.
Era una lisiada del amor discapacitada, sin sabor.
Recibió una llamada alegre, el celular nuevamente sonaba, pero su corazón ya no latía, escuchaba al otro lado una voz varonil, sin emoción.
A medida que las palabras llegaban a sus oídos desde el otro lado del auricular, sentía como los dedos de sus pies no respondían, tampoco sentía sus piernas, y con desesperación descubrió como sus miembros se hundían e iban fundiendo con sus sábanas. Se esfumaba del todo, ya no comía, bebía, dormía ni nada.
Hoy el café se enfría, ella ya no existe, fue sólo un presencia más, alguien de quien ni siquiera tengo certeza, algún día se escribirá. Nadie la recuerda, su notebook es lo único que queda sobre su cama.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Melancolía


En un día hermoso e iluminado, me puedo sentir disonante.

Volando por el borde costero, liviano y sin cansancio, el gran soldador celeste nos prepara alegría, fundiendo nuestras ideas en abrazos.
Nos sentimos, como reflejo de luz en el mar, hundiéndose en lo profundo.

Que paz aquella de estar juntos, reposando mi cabeza en pecho tranquilo y durmiente, sin angustia ni miedo intimidante, segura es la cariñosa morada.
Soy la gota rubí en una copa de vino, que no teme mostrar su sabor.
Entonces, así me siento yo, como aliento de mar que acaricia, como brisa y flores primaverales.

Me miras diciendo soy feliz, junto al sonido constante de olas que vienen y van, como mis ideas que marchan tras de ti, en medio de pensamientos salados muy dulces.
Pero sucede lo inevitable, el sol nos abandona, las sombras cubren la ciudad.
Buenas noches, niña mía, debemos partir.
Es un minuto dentro de un reloj que me atrapa, que me dice ya es hora, nos separa, nos junta, me lanza lejos, desilusiona.
No hay esperanza, no hay promesas, ahí está.

Añoro las largas caminatas, las conversaciones y esa paz de tardes luminosas. Por eso te digo: Vuelve azul, amarillo nos llama a fundirnos nuevamente en carmines.

martes, 4 de marzo de 2008

El borde Costero...


La mar estaba salada... e inquieta... hasta pelícanos cruzaron por la costa en dirección desconocida...