jueves, 11 de octubre de 2007

Solo Pedía Una Foto

El tenía ya treinta años. Se encontraba solo, en el living de su casa sentado, con el teléfono en la mano y pensando en dilemas tales como el cuerpo desnudo y firme de una mujer, la pérdida de la inocencia, los gritos de su madre pidiendo la cena….

C.S. Lewis dijo una vez que la delicada rosa de la degeneración florece con mayor fuerza junto al altar… pero el no era hombre de altares, ni de dios, ni de religión.
El pensamiento lascivo no es pecado ni crimen, no se pueden cometer crímenes con el pensamiento. Así por lo menos el lo creía.

Solo pedía una foto, una mísera fotografía con que satisfacer esa sórdida necesidad visual de ver a quien le entregaba sus quejidos nocturnos, su bufar taurino, sus cambios anatómicos, aquella que se metía en sus pensamientos, esos que le quitaban el tiempo para sus cosas…

Y sin mediar enojos ella le dice:
-Lo cierto es que en realidad no estamos solos, no existe misterios para el corazón, no existen besos no desenmascarados dados sin amor, esos besos puñaladas que se clavan en el pecho.
-Aaaah?!
Ella era muy poética y el ya había olvidado lo que era el amor; es más, no le importaba, sólo podía pensar en ella y en sus facciones de niña, sus caprichos juguetones, sus gemidos y en el desbordante placer que le hacía sentir el tacto de su propio miembro.

El se dijo
-Esta noche ya no habrá entretención, el mundo se puso sofista.

Fue así que algo decepcionado de la mala recepción, amablemente cortó la llamada.
Ella en cambio, cansada y aburrida de la falta de respuestas “románticas”, decidió ya no ser más la chica buena que siempre era.

Se decía:
-Las buenas personas no llegan a ninguna parte y salio de su casa.

En su entrada había un perro, de esos vagabundos pequeños, al que normalmente le hubiese dado algo de comer, hoy en cambio, era más provocador darle de patadas. Y así lo hizo, lo que no se esperaba, era que el animal reaccionara como un loco. Desaforado y furibundo respondió la caricia mal puesta en su cola con una mordida en el tobillo. Así que se fue a urgencias, después de despegar al can de su pierna.

Tomó un taxi, que se dio vueltas por casi toda la ciudad antes de llegar a destino. El chofer muy descarado, además de cobrarle un ojo de la cara, quería que le cancelara por la mancha que le había dejado en el tapete. Una mezcla entre grasa vieja y sangre resbalando por ella.
Y ella se decía:
- No tengo porque pagarle a este animal.

Así que se bajo ofuscada y adolorida después de cancelar solo el pasaje, cerrando de un gran golpe la puerta y sin darse cuenta que su vestido se había quedado atascado.
Partió el negro amarillo y su conductor ni se inmuto por ella, que casi sin vestido se quedo botada en el suelo.
Con las rodillas raspadas, el tobillo sangrando y la dignidad a 40 km/hora, entró a urgencias.
Le dieron un número, lo suyo no era tan urgente.
Mientras miraba distraída, a su lado se puso un tipo que había llegado ebrio con una puñalada en la pierna.
Ella tomo su bolso fuertemente entre sus brazos tratando de protegerlo y cubrir sus muslos, mientras que con su mano derecha sujetaba su celular.
El tipo se percato de la situación, entonces fue que forcejeando fuertemente le quito lo único que le cubría. El tipo al parecer no estaba tan mal, o estaba acostumbrado a andar cercano al coma etílico, el hecho es que le quito el bolso y salió corriendo como si nada.
Ya sin bolso, documentos, ni dinero, le atendieron como a cualquier vagabundo indocumentado. Se adelantaron y le prometieron 40 inyecciones por la mordida de perro.
A estas alturas, solo le quedaba su celular, no tenía a quien llamar, estaba sola en la ciudad, solo tenía el número de aquel con el que jugueteaba telefónicamente por las noches.
Al llegar, el la encontró sentada y sucia como una niña que se ha metido al barro y le dijo:
-Finalmente nos conocemos
Ella respondió
-Finalmente
El sonriendo le indicó
-Viste, hubiese sido mejor una foto… por lo menos ya te vi las piernas.
Salieron caminando del lugar en ruta al automóvil que los esperaba.
El le señaló:
-¿Ahora que?
Ella riendo le respondió
-Ya no más llamadas.
En aquel mismo lugar había un vagabundo pidiendo pan a quien ella le regalo su teléfono y luego se fue por su lado.

7 comentarios:

Gabriel dijo...

Todo bien, hasta que a la protagonista se le ocurre, irse de carrete, mm... es inmoral colocar tantas tragedias juntas, Marc Anthony, no está tan lejos de toodo aquello...

Desde ahí hacia abajo, mejor amputar.
=)

Saludos.

Dafne dijo...

Mmmh, pensé que la palabra moral no estaba en tu vocablo.
Como sabes bien, hay bastante público dueño de casa.
El publico favorito de los artistas, pues ellos le dan algo de color a sus vidas, se dejan pintar sus alas de libélula a través de sonrisas fáciles, sin inteligencia.
No seas tan despectivo al respecto… es solo un relato simple de algo que le puede suceder a cualquiera… excepto la primera parte que si es realmente trágica o mejor dicho patética. Por que es algo que los personajes se buscan, que terrible no tener nada más que hacer en su tedio del diario no vivir.
Piénsalo, la vida sin colores es horrorosa. Para saber eso hay que saber bailar… por eso las dueñas de casa también son “sabias” y bailan Marc Anthony.
Besos.

PoetaRulZ dijo...

Marc Anthony, es un hito dentro de la musica salsa, algo asi; como un cervantes moderno, por lo menos para la gente que sí aprecia su talento. y para aquellos que le falta candela, 1..2..3 -3-gotas de agua bendita!

Sobre el escrito, ...muy bueno; desde "valle de los tomates" que Viviana no deja de soprender con sus relatos, aunque confieso; ya estoy reconociendo su peculiar estilo narrativo; vas a tener que trabajar en su varianza; pero no te preocupes, es la -stigma- de todo buen escritor.
El hilo de la historia esta excelentemente inherbado, pero ojo con la autoreferencia; es mejor dejarla afuera, aunque solo te ha servido al comienzo;
sobre el final, una palabra: "genial" sin duda tu mejor estocada, no pierdes el talento, eh?

Saludos y muchos cariño!
PoetiTo

Dafne dijo...

Gracias poetito, =) buen detalle, a veces eres adorable.

Gabriel dijo...

Marc Anthony = Cervantes 2.0?...

O sea,

Shakespeare = ¿Adrián y los dados negros? ... mmm...

...mmm... galán imperfecto...

...mmm... danzarín al borde del abismo

=)

Gabriel dijo...

La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre... dicen... =)

Emilio dijo...

Preciosa, finalmente revise aquello que a veces te tiene tan ocupada.
Se me vienen a la mente las palabras voluptuosa, acogedora, mujer, femenina y varias mas.
Mas comentarios, esta noche, en vivo. Es el unico modo.
Emilio.
PS: bastante bajo el nivel de discusion, ya entiendo porque deseas que comente, pero sabes que no soy tan cibernauta.