jueves, 31 de enero de 2008

Web


Armar redes para una araña no es complejo, para una mujer con un cuerpo que apenas le acompaña, si.
Tiene que dibujar con colores neón, recortar papeles de color rosa y magenta, hacer grandes letreros amistosos, sugerentes, con mensajes subyacentes.
Demoró bastante en dejarlo listo, para ser expuesto a la presa y atraparle.
La comunicación está, las señales están, pero la presa no se acercaba.
La araña impaciente dejo de hacerse rogar y se acerca suavemente sin sobresaltos y haciéndose notar muy amistosa.
Solo depende de el me digo a mi misma, mientras veo cada movimiento.
Pone a su disposición un lugar donde encontrarse, el nido de la araña, esta cerca del mar y lleno de viejas promesas incumplidas.
También tiene su letrero oscuro, pero llamativo para un bicho curioso.
Yo sigo observando, para ver si caerá o no en sus redes.
Y hoy lo hizo.
En este momento, está todo destruido, por el suelo, solo por la tentación de letreros y señales de mala araña…
Por ello la mantis se retira, religiosamente a otro sitio, donde no deba comerse un aracnido, para disfrutar de su festín principal.

No hay comentarios: