miércoles, 13 de agosto de 2008

Brujas

"Una selva de mortales espinos será su tumba.
Atravesad los cielos en una nube de oscura perdición.
¡Id con mi maldición!
Prestad bien vuestro servicio,
y, sobre el castillo de Stéfano,
¡DERRAMAD MI MALEFICIO!"

Maléfica en "La bella durmiente" (Disney, 1959)


Yegua o no yegua
Bruja o no bruja
To be or not to be
That the question…

Hoy me tope por una de esas casualidades de la vida, con un espacio, un blog, una crónica eterna de una chiquilla, que tenía el descaro de autodenominarse bruja.

Me preguntaba. ¿Acaso no sabrá que estamos sindicalizadas, que tenemos gremio?
No es llegar y autodesignarse bruja. No, no, no, señora, señorita o señorona.
¿Acaso las brujas no nos merecemos que nos reconozcan como corresponde?!

Primero que nada, me espanto su descripción de zapatos de bruja:
“zapatos negros y puntiagudos”; “de color negro, puntiagudos, caña baja a la altura del tobillo y un taco bajo vaquero de no más de 5 cm de altura.”
HORRIBLE!!!
Una cosa es ser bruja, pero si lo eres, por lo menos debes de hacerlo con estilo.
Esta bien, aquí no llega Dolce & Gabana y encontrar algo Dior es tremendo, pero por lo menos, si no es chic, con algo de buen gusto.

Una buena bruja, sabe rebuscar para obtener buenos precios y calidad con buen gusto. Una bruja regatea, pero con estilo.
Una bruja es la reina de las ofertas:
-Estaba en liquidación!!!.
-Pero si no lo necesitas!
-No importa estaba en liquidación!

Otra cosa que extrañe fue la escoba, ese elemento tan poco preciado por las nuevas generaciones. Una bruja sin escoba, no es bruja!
Están en distintos modelos, desde automóviles deportivos, pasando por bicicletas, hasta chancletas muy monas.

Mira querida, una escoba es primordial en el trabajo de bruja, te moviliza con rapidez y ayuda a toparte con aquellas que se dicen hadas.
Pero estérate, las hadas no existen, son todas brujas, pero ellas se disfrazan de buenas, lo que las hace peores. Son del gremio y no lo admiten, dicen hacer milagros, te ponen reglas y no hacen nada. En eso te encuentro razón.

En fin, realmente ser bruja no es fácil y no es que se gane como en un concurso o como ciertas carreras universitarias, es algo con lo que se nace. Puede ser una bendición o una maldición, todo depende del cristal con que lo mires.

Ser bruja implica mirar debajo del agua, aun cuando las aguas sean pantanosas. Eso es muy peligroso, porque te das cuenta de cosas que otros no ven o nunca admitirán, lo que con el tiempo te transforma en desconfiada.

Para las brujas no existe el príncipe azul, terminamos siempre descubriendo al sapo que llevan dentro.

Una bruja, no necesariamente es mal genio, si puede ser perspicaz, aguda, aguja y hasta hinchadora, lo que saca de quicio a cualquiera.

Una bruja no anda cumpliendo sueños ajenos, cumple los propios.
La bruja Ursula de la sirenita, hizo todo con su que y para su beneficio. No estaba ayudando a Ariel.

Una bruja escucha a sus más cercanos y solo cumple sus requerimientos cuando pasa por su etapa de hada, cuando se transforma en basurero emocional.
Finalmente, el hada en verdad no tiene poderes mágicos y solo se dedica a parlotear acerca de su profundo conocimiento de la vida, a dar consejos que nadie le pide y a seguir dando sueño. Las hadas solo empujan a que cada uno haga lo que tiene que hacer.

Una bruja debe de tener caldero, así que, si no sabes cocinar, aprende, porque eso de que ellos son conquistados por el estomago, también es muy cierto.
Ojo, el caldero necesita buen fuego, una bruja debe ser capaz de tener ese fuego, ¿se entiende no?
Una bruja tiene un buen tono de voz. No puedes ser bruja y tener voz de pito. Voz y susurro de convencimiento, risa melódica cada vez que se diga algo, que es gracioso. Debes aprender a sonreír y reír.

Una bruja debe aprender a replegarse y parecer hada.
En las historias las brujas pierden, pero recordemos, la historia la escriben normalmente hombres. A las brujas nos da sueño eso, preferimos vivir la historia… quizas por eso en algun momento nos quemaron.

Una bruja es feliz, porque es bruja.

Pero lo principal, lo principal de una bruja es que es viva, mas que inteligente, viva. Sabe hacer y deshacer, mover las aguas, para que en el fondo del pantano, aparezca lo que ella desea.

Por eso se es bruja, no porque persigues, molestas, gritas y arañas, sino porque siempre te sales con la tuya.

Así es querida aprendiz, deberán pasar algunos años para que te ingresemos en el gremio, te falta por aprender.

Visiten su página http://intraterreno.blogspot.com/, es bastante interesante, corresponde principalmente a crónicas, algo así como un diario de vida personal, pero por blog, algo en lo que estoy profundizando. Mas adelante seguiré con los cuentos.

Se despide
Maléfica.

2 comentarios:

huggh dijo...

todo un tema para polemizar... en fin con la cuestión de género... pareciera la marca de la cultura es indeleble...
otra cosa: la versión del gran bajista es única (si es que hay otra!!)
mercí señora bruja

Dafne dijo...

jojojo y notaste el detalle de "malefica"?.
En la foto sale con cuernitos
=(
Yo busco que busco y no encuentro ni un cototito =P
Cariños a quienes me visitan.
Y animense a escribir algun comentario, tambien se puede como anonimo.